text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

5 beneficios del trabajo freelance

      
5 beneficios del trabajo freelance
5 beneficios del trabajo freelance  |  Fuente: iStock

Qué es un freelance

Un freelance o un profesional freelance, atendiendo al término de forma estricta, se podría decir de aquella figura que trabaja por libre. Es decir, no es una persona que se ha de atener a unos horarios impuestos por un empleador, que le ofrece un contrato fijo y le obliga a cumplir con unas condiciones de trabajo.

Las profesiones freelance son aquellos que ofrecen sus servicios y, una vez contratados, los realizan, los entregan y cierran su relación contractual con la persona o empresa que los contrató originariamente.  

De qué trabaja un profesional freelance

Hoy en día, trabajar freelance implica que puedes ostentar una gran cantidad de cargos. Con los avances digitales y el crecimiento del mundo online, han aflorado muchas opciones para ganarse la vida sin estar atado a un puesto de trabajo, un contrato fijo o temporal o una oficina, tal y como sucedía antaño.

En la actualidad, las profesionales freelance se han multiplicado. Podemos pensar en muchas opciones. En lo que respecta al mundo online, encontramos diseñadores web, diseñadores gráficos, programadores, expertos en marketing, especialistas en social media, escritores y redactores de marketing de contenidos, periodistas para medios digitales, etc.

Podríamos estar describiendo profesiones freelance durante mucho tiempo. Hoy en día es una figura que se busca mucho. Para la empresa o contratante resulta cómoda porque ofrece una relación limitada en el tiempo para un trabajo específico. Para el profesional, porque no se siente atado a una compañía en particular y puede ir por libre, aceptando sólo aquellos trabajos que más le interesen.

Por eso, encontramos trabajo freelance por doquier. Desde administrativos hasta asesores, gestores, comerciales, fotógrafos, interioristas y decoradores, arquitectos, modistas y diseñadores de moda… Incluso paseadores de perros y cuidadores de personas mayores o niños.

Qué considerar para trabajar freelance

Ahora bien, visto así, el trabajo freelance puede parecer atractivo, y de hecho lo es. Pero hay que considerar ciertos factores importantes si te estás planteando el dedicarte a alguna de estas profesiones que podemos entender como más liberales o que van por libre.

Por ejemplo, la inestabilidad de los ingresos. Como es lógico, estos dependerán de tus clientes, y es posible que tengas temporadas de excesos, y otras bajas dependiendo de tu sector, de la competencia, etc.

Además, el trabajo del freelance no decae nunca. Aunque pases por una época en que tienes pocos clientes, tendrás que promocionarte, trabajar en tu marca personal, estar en constante movimiento, actualizado y tocando todas aquellas herramientas que te ayudarán a promocionar, tanto las digitales como las tradicionales. Cada segundo cuenta para que te encuentren, te conozcan y opten por ti antes que por otros freelancers de tu sector.

Los beneficios del trabajo freelance

Ahora bien, en el trabajo freelance encontramos más factores positivos que negativos a la hora de dar con clientes, convertirse en profesional por libre y llegar a cotas de éxito elevadas. Vamos a conocer algunas de las más interesantes.

Las empresas buscan cada vez más el perfil del freelance

No entramos a valorar si esta es una buena medida o no. Pero sí es una realidad. Las empresas, en su afán por minimizar gastos obteniendo el máximo rendimiento de cada acción, optan por contratar a profesionales muy específicos para cada una de las tareas que requiere.

Para verlo más claro, pensemos, por ejemplo, en una tienda online de comestibles. Hablamos de un pequeño comercio que tiene los empleados justos que son profesionales cada uno en su campo. Imaginemos ahora que esta compañía desea ampliar su presencia en línea en redes sociales, pero no tiene a un experto real en este campo y quiere optimizar cada acción comunicativa. Es entonces cuando, en lugar de formar a uno de sus empleados que ya tiene los conocimientos necesarios para desempeñar su función, prefiere optar por el contrato de un trabajador freelance con el que establece una relación contractual para que el experto externo realice su trabajo en nombre de la empresa. Una vez acabado el cometido, puede dejar de contar con los servicios del freelancer, o podría ser que el contrato se alargue durante meses, tal vez años, el tiempo necesario mientras ambos estén cómodos e interesados en mantener su sociedad.

Horarios y organización

Sin duda, esta es la mayor ventaja del trabajador freelance. Tú, como experto autónomo, decides en qué horarios realizarás tus labores, cómo llevarlos a cabo, en qué lugar, con qué tipos de organización, etc.

Es decir, el trabajo freelance, a no ser que el contrato o relación con una empresa dicte lo contrario estando de acuerdo ambas partes, implica que el profesional será autónomo y decidirá cuándo y cómo realizará las labores. El contratante, por su parte, puede exigir que el encargo esté en tiempo y forma en un horario determinado. Cómo lo haya hecho el freelancer no es algo que entre a valorar la empresa que contó con sus servicios.

Trabajar con empresas que te interesen

Dado que eres un profesional freelance, puedes intentar trabajar con aquellas empresas que te atraigan, buscando clientes con intereses parecidos a los tuyos, que coincidan con tus valores, con tu búsqueda y con tus objetivos.

Obviamente, no siempre es fácil encontrar empresas comprometidas que coincidan con tus gustos y necesidades. No obstante, tampoco es imposible. Según vas ganando experiencia, fama y nombre con tu propia marca personal, te resultará más sencillo colaborar con aquellos profesionales y contratantes con los que te sientas cómodo, motivado y en sintonía.

Fija tus precios

Tú decides lo que vale realmente tu trabajo. No siempre es sencillo, ya que los vaivenes del mercado y las tendencias están ahí. No obstante, nadie te puede obligar. Así que, si tú consideras que tu colaboración vale X, ofrécela a los interesados en tu perfil. Si la cosa no funciona, ya tendrás oportunidades de subir o rebajar tus tarifas.

Plataformas especiales para freelances

Hay un gran número de plataformas para trabajar freelance. Algunas de las más importantes son Workana, Jooble… Incluso hay una red social para buscar empleos, colaboraciones y networking, es LinkedIn. 

Como ya sabes, estos 5 beneficios del trabajo freelance no son mágicos. De tu trabajo, de tu destreza y de tu motivación dependerá que tu proyecto personal salga adelante. ¡Ánimo y a por todas!


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.