text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Ojos que ven, realidad que no es

      
<P><BR>Pero, qué pasa cuando el mensaje de la publicidad es inadecuado y a través de las imágenes y palabras se vende una sociedad distorsionada, una realidad mínima, dirigida a un pequeño sector, el cual elimina a una población que no logrará sentirse identificada y terminará sintiéndose relegada, olvidada por las grandes industrias que los castigan por no adecuarse a las características del estereotipado “canon de belleza”. </P><br><P>Muchas veces, con o sin intención, la publicidad se llega a convertir en un arma de <A href='https://www.universia.edu.pe/universitarios/detalle_articulo.php?id=3867' target=_blank>racismo</A>, que diferencia al prójimo por el color de su piel, ideología o pensamiento. Vende, en ocasiones, la idea que para llegar a ser “feliz” se necesita tener rasgos anglosajones. Otra raza no existe, otros colores, nunca estuvieron. <BR><BR>No sólo se discrimina a una persona por sus rasgos, el negarles el derecho a ser escuchados y expresar sus ideas, también es considerado como <A href='https://www.universia.edu.pe/noticias/principales/destacada.php?id=66411' target=_blank>racismo</A>, que no sólo afecta la autoestima, sino que mata el alma al sumergir a la persona en el campo del olvido al ser ignorado por las masas. <BR></P><br><P><STRONG><FONT color=#ff0000>Una vida en teoría</FONT></STRONG></P><BR><br><P>Por muchos años, en el Perú se hizo publicidad basada en los cánones de belleza europeos, eligiendo a personas con los 'perfectos' cuerpos establecidos por la industria de la moda. En los anuncios se mostraban estilos de vida que sólo iban a un sector reducido de la población, ignorando la existencia de una gran urbe popular, es decir, no existía nadie más que no cumpliera con los requisitos expuestos en las imágenes.<BR><BR>Esto ocasionó el intenso deseo de las personas de querer ser identificados con lo que observaban en los spots publicitarios, la necesidad de sentirse parte de algo. El psicoanalista León Grinberg explica que esto se deriva en la Teoría de la Identificación, la cual señala que el identificarse con un objeto se produce de manera inconsciente, pero influenciado por componentes significativos.</P><BR><br><P>En este proceso, el sujeto modifica su conducta para sentirse semejante a las imágenes presentadas por la publicidad. Desde este punto se van creando nuevos estilos de vida, la discriminación da lugar a una falsa realidad creada por el ser humano para no quedarse fuera de un grupo. La persona va a tomar como suyas las características que el mensaje manda, y es ahí, donde se hace presente otra consecuencia de la “mala” publicidad, la Teoría Aspiracional.</P><BR><br><P>El psicoanalista Jorge Bruce detalla esta consecuencia en su libro “Nos habíamos choleado tanto”. Este argumento pretende imponer una visión reductora de la apariencia física y sus ideales estéticos, vendiendo al ser humano el querer ser siempre más.</P><BR><br><P>El bombardeo de imágenes llega a provocar la comparación de 'un ser normal' con el de los modelos presentados en los spots, lo que deriva en un sentimiento de inferioridad, la anulación de la autoestima. </P><BR><br><P>La selección singular de los publicistas causa sufrimiento a muchos de los consumidores que se ven confrontados con la diferencia entre las imágenes privilegiadas y su propio reflejo en el espejo, como lo explica Bruce. Este sentimiento no sólo discrimina, sino que induce al consumidor a comprar los productos con dinero, que muchas veces, son préstamos bancarios innecesarios, se generan las grandes deudas por querer fingir una vida creada por mentiras fantasiosas.</P><BR><br><P><STRONG><FONT color=#ff0000>La nueva publicidad</FONT></STRONG></P><BR><br><P>La historia avanza, y con ello, se van creando nuevas técnicas de ventas. La publicidad en el Perú también se ha sumado a la evolución, intentando cambiar, aunque no por completo, el producto perfecto, por uno real, uno que realmente identifique a la nación. </P><BR><br><P><STRONG><FONT color=#ff0000>Bienvenidos a la era del Producto Peruano</FONT></STRONG></P><BR><br><P>El amor a lo nacional , es el nuevo lema al momento de crear las campañas publicitarias, la revaloración de la patria, como se ve expresado en nuevos spots publicitarios que impulsan a la persona a salir adelante, se vende la idea más que el producto. Slogans como “Con creatividad todo es posible” y “El Perú avanza” reivindican a la persona y lo impulsan a conseguir sus metas, las propias, no las que los spots tratan de vender.</P><BR><br><P>En una publicación del Dr. Arellano se afirma que era “muy común encontrar a empresarios y publicistas pensando en conquistar los mercados de altos ingresos, considerando que la aspiración de las mayorías era ser ´blanco´. Felizmente cada día son más los empresarios que se dan cuenta de su error'. </P><BR><br><P>Esto comprueba que el querer ser el ideal modelo anglosajón ya no es más una aspiración de la urbe peruana, hoy la necesidad del consumidor es poder reconocerse a través de los productos, sólo así, se sentirán identificados y llegarán a consumir aquello que considerarán suyo.</P><BR><br><P>De hoy en adelante es necesario que la publicidad no se reivindique, creando nuevas técnicas de venta, sino que halle la manera de reivindicar al peruano para conseguir un producto de éxito. </P><BR><br><P><STRONG><FONT color=#ff0000>_______________________________________________________________</FONT></STRONG></P><BR><br><P><STRONG><IMG style='WIDTH: 105px; HEIGHT: 53px' height=57 alt='' hspace=0 src='https://www.universia.edu.pe/_descargas/7/9/pontutema.jpg' width=152 align=left border=0>Este tema fue desarrollado como respuesta a la propuesta: </STRONG><EM>'El racismo infiltrado en la publicidad en el Perú'</EM><STRONG>, enviada por Diana Dávila Sáenz a </STRONG><A href='https://www.universia.edu.pe/pontutema' target=_blank><STRONG>PontuTema</STRONG></A><STRONG>. Recuerda que tú también puedes poner tus temas en este espacio. </STRONG><A href='https://www.universia.edu.pe/pontutema' target=_blank><STRONG>Ingresa AQUÍ y conoce más</STRONG></A><STRONG>.</STRONG></P><BR><br><P><BR></P>


Pero, qué pasa cuando el mensaje de la publicidad es inadecuado y a través de las imágenes y palabras se vende una sociedad distorsionada, una realidad mínima, dirigida a un pequeño sector, el cual elimina a una población que no logrará sentirse identificada y terminará sintiéndose relegada, olvidada por las grandes industrias que los castigan por no adecuarse a las características del estereotipado “canon de belleza”.


Muchas veces, con o sin intención, la publicidad se llega a convertir en un arma de racismo, que diferencia al prójimo por el color de su piel, ideología o pensamiento. Vende, en ocasiones, la idea que para llegar a ser “feliz” se necesita tener rasgos anglosajones. Otra raza no existe, otros colores, nunca estuvieron.

No sólo se discrimina a una persona por sus rasgos, el negarles el derecho a ser escuchados y expresar sus ideas, también es considerado como racismo, que no sólo afecta la autoestima, sino que mata el alma al sumergir a la persona en el campo del olvido al ser ignorado por las masas.


Una vida en teoría



Por muchos años, en el Perú se hizo publicidad basada en los cánones de belleza europeos, eligiendo a personas con los 'perfectos' cuerpos establecidos por la industria de la moda. En los anuncios se mostraban estilos de vida que sólo iban a un sector reducido de la población, ignorando la existencia de una gran urbe popular, es decir, no existía nadie más que no cumpliera con los requisitos expuestos en las imágenes.

Esto ocasionó el intenso deseo de las personas de querer ser identificados con lo que observaban en los spots publicitarios, la necesidad de sentirse parte de algo. El psicoanalista León Grinberg explica que esto se deriva en la Teoría de la Identificación, la cual señala que el identificarse con un objeto se produce de manera inconsciente, pero influenciado por componentes significativos.



En este proceso, el sujeto modifica su conducta para sentirse semejante a las imágenes presentadas por la publicidad. Desde este punto se van creando nuevos estilos de vida, la discriminación da lugar a una falsa realidad creada por el ser humano para no quedarse fuera de un grupo. La persona va a tomar como suyas las características que el mensaje manda, y es ahí, donde se hace presente otra consecuencia de la “mala” publicidad, la Teoría Aspiracional.



El psicoanalista Jorge Bruce detalla esta consecuencia en su libro “Nos habíamos choleado tanto”. Este argumento pretende imponer una visión reductora de la apariencia física y sus ideales estéticos, vendiendo al ser humano el querer ser siempre más.



El bombardeo de imágenes llega a provocar la comparación de 'un ser normal' con el de los modelos presentados en los spots, lo que deriva en un sentimiento de inferioridad, la anulación de la autoestima.



La selección singular de los publicistas causa sufrimiento a muchos de los consumidores que se ven confrontados con la diferencia entre las imágenes privilegiadas y su propio reflejo en el espejo, como lo explica Bruce. Este sentimiento no sólo discrimina, sino que induce al consumidor a comprar los productos con dinero, que muchas veces, son préstamos bancarios innecesarios, se generan las grandes deudas por querer fingir una vida creada por mentiras fantasiosas.



La nueva publicidad



La historia avanza, y con ello, se van creando nuevas técnicas de ventas. La publicidad en el Perú también se ha sumado a la evolución, intentando cambiar, aunque no por completo, el producto perfecto, por uno real, uno que realmente identifique a la nación.



Bienvenidos a la era del Producto Peruano



El amor a lo nacional , es el nuevo lema al momento de crear las campañas publicitarias, la revaloración de la patria, como se ve expresado en nuevos spots publicitarios que impulsan a la persona a salir adelante, se vende la idea más que el producto. Slogans como “Con creatividad todo es posible” y “El Perú avanza” reivindican a la persona y lo impulsan a conseguir sus metas, las propias, no las que los spots tratan de vender.



En una publicación del Dr. Arellano se afirma que era “muy común encontrar a empresarios y publicistas pensando en conquistar los mercados de altos ingresos, considerando que la aspiración de las mayorías era ser ´blanco´. Felizmente cada día son más los empresarios que se dan cuenta de su error'.



Esto comprueba que el querer ser el ideal modelo anglosajón ya no es más una aspiración de la urbe peruana, hoy la necesidad del consumidor es poder reconocerse a través de los productos, sólo así, se sentirán identificados y llegarán a consumir aquello que considerarán suyo.



De hoy en adelante es necesario que la publicidad no se reivindique, creando nuevas técnicas de venta, sino que halle la manera de reivindicar al peruano para conseguir un producto de éxito.



_______________________________________________________________



Este tema fue desarrollado como respuesta a la propuesta: 'El racismo infiltrado en la publicidad en el Perú', enviada por Diana Dávila Sáenz a PontuTema. Recuerda que tú también puedes poner tus temas en este espacio. Ingresa AQUÍ y conoce más.





Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.