text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Exhibición de Mantos de Paracas es todo un éxito

      
<P><BR>Al respecto, recordó que estas muestras peruanas tuvieron una gran acogida en Francia y Brasil.</P><br><P>Thays dijo en Radio Nacional que la entrada será libre y que los adultos sólo deben portar su Documento Nacional de Identidad para ingresar a Palacio de Gobierno por el Jirón de la Unión.</P><br><P>La visita a esta exhibición gratuita se efectuará desde las 9:00 horas hasta las 19:00 horas, indicó la especialista.</P><br><P>En la víspera, desde temprano, grupos de turistas y limeños se acercaron la Casa de Pizarro para ver de cerca esta muestra que ha recibido aplausos en Francia y Brasil. Como se recordará, estos textiles fueron restaurados gracias al apoyo financiero del Musée du Quai Branly de París.</P><br><P>Los trabajos para volver a dar la misma tonalidad a estos valorados textiles prehispánicos se llevaron a cabo en el Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia de Pueblo Libre. Esta labor demandó un par de años, en el que se tuvo que revisar hilo por hilo cada manto.</P><br><P><STRONG>Vuelta al esplendor</STRONG></P><br><P>Estos mantos corresponden al cementerio de la cultura Paracas que descubrió Julio C. Tello en 1927 en Warikayán (Ica). Los más de cuatrocientos fardos funerarios tuvieron que enfrentar el paso del tiempo; desde el momento de desenterrarlos, su preservación fue un reto constante.</P><br><P>Para la tarea de restauración se utilizó la técnica de la anastilosis, desarrollada por la especialista peruana Carmen Thays, del Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia. Este método es empleado, por lo general, en la recuperación arquitectónica y consiste en revisar con cuidado el diseño original para volver a colocar en su lugar las piezas perdidas.</P><br><P>Otro dato a tener en cuenta es que en el lote expuesto se aprecian dos fases diferentes de la cultura Paracas conocidas como Cavernas y Necrópolis. Por tal motivo, se verán distintos estilos de diseño con una variedad de personajes zoomorfos y antropomorfos.</P><br><P>Un complemento para la visita, que le podría interesar al público, son las esculturas, pinturas y decoración del salón Túpac Amaru, que el común de la gente conoce solo por los medios. En este recinto son habituales las conferencias de prensa, pero no está abierto regularmente para que lo aprecien los turistas. Motivo más que suficiente para recorrer este salón arreglado a la usanza de comienzos del siglo XX.</P><br><P><STRONG>Visitantes </STRONG></P><br><P>El comentario general que se escuchaba ayer en la sala Túpac Amaru era de halago hacia la labor de los tejedores Paracas. Sheyla Cuadros, encargada de servir de guía en el recorrido, comenta que lo que más le preguntaban los visitantes era sobre cómo los antiguos habitantes del país habían podido hacer un trabajo tan minucioso.</P><br><P>Entre el primer grupo de visitantes estaba Alberto Meland, turista uruguayo, quien confesó que no conocía de esta cultura prehispánica. Pero ahora que ha tenido la oportunidad de apreciar un ejemplo de su esplendor, no oculta su fascinación. “Son una belleza estos colores”, aseguró.</P><br><P>Similar opinión comparte la brasileña Rosana Halpern, también de paso por la capital peruana.</P><br><P>Ella menciona que lo que más le impresiona es el esmero que los artesanos han puesto en cada detalle.Los peruanos que se acercaron a la muestra también se mostraron encantados por los textiles.</P><br><P>Por ejemplo, los hermanos jubilados Yolanda y Adolfo Bardales Ríos alabaron el “trabajo meticuloso y la finura del entretejido” que presentan los mantos. La señora Bardales subrayó que lo que más le llamó la atención fue lo creativos que eran en esta cultura prehispánica para ilustrar sus textiles. <BR></P>


Al respecto, recordó que estas muestras peruanas tuvieron una gran acogida en Francia y Brasil.


Thays dijo en Radio Nacional que la entrada será libre y que los adultos sólo deben portar su Documento Nacional de Identidad para ingresar a Palacio de Gobierno por el Jirón de la Unión.


La visita a esta exhibición gratuita se efectuará desde las 9:00 horas hasta las 19:00 horas, indicó la especialista.


En la víspera, desde temprano, grupos de turistas y limeños se acercaron la Casa de Pizarro para ver de cerca esta muestra que ha recibido aplausos en Francia y Brasil. Como se recordará, estos textiles fueron restaurados gracias al apoyo financiero del Musée du Quai Branly de París.


Los trabajos para volver a dar la misma tonalidad a estos valorados textiles prehispánicos se llevaron a cabo en el Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia de Pueblo Libre. Esta labor demandó un par de años, en el que se tuvo que revisar hilo por hilo cada manto.


Vuelta al esplendor


Estos mantos corresponden al cementerio de la cultura Paracas que descubrió Julio C. Tello en 1927 en Warikayán (Ica). Los más de cuatrocientos fardos funerarios tuvieron que enfrentar el paso del tiempo; desde el momento de desenterrarlos, su preservación fue un reto constante.


Para la tarea de restauración se utilizó la técnica de la anastilosis, desarrollada por la especialista peruana Carmen Thays, del Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia. Este método es empleado, por lo general, en la recuperación arquitectónica y consiste en revisar con cuidado el diseño original para volver a colocar en su lugar las piezas perdidas.


Otro dato a tener en cuenta es que en el lote expuesto se aprecian dos fases diferentes de la cultura Paracas conocidas como Cavernas y Necrópolis. Por tal motivo, se verán distintos estilos de diseño con una variedad de personajes zoomorfos y antropomorfos.


Un complemento para la visita, que le podría interesar al público, son las esculturas, pinturas y decoración del salón Túpac Amaru, que el común de la gente conoce solo por los medios. En este recinto son habituales las conferencias de prensa, pero no está abierto regularmente para que lo aprecien los turistas. Motivo más que suficiente para recorrer este salón arreglado a la usanza de comienzos del siglo XX.


Visitantes


El comentario general que se escuchaba ayer en la sala Túpac Amaru era de halago hacia la labor de los tejedores Paracas. Sheyla Cuadros, encargada de servir de guía en el recorrido, comenta que lo que más le preguntaban los visitantes era sobre cómo los antiguos habitantes del país habían podido hacer un trabajo tan minucioso.


Entre el primer grupo de visitantes estaba Alberto Meland, turista uruguayo, quien confesó que no conocía de esta cultura prehispánica. Pero ahora que ha tenido la oportunidad de apreciar un ejemplo de su esplendor, no oculta su fascinación. “Son una belleza estos colores”, aseguró.


Similar opinión comparte la brasileña Rosana Halpern, también de paso por la capital peruana.


Ella menciona que lo que más le impresiona es el esmero que los artesanos han puesto en cada detalle.Los peruanos que se acercaron a la muestra también se mostraron encantados por los textiles.


Por ejemplo, los hermanos jubilados Yolanda y Adolfo Bardales Ríos alabaron el “trabajo meticuloso y la finura del entretejido” que presentan los mantos. La señora Bardales subrayó que lo que más le llamó la atención fue lo creativos que eran en esta cultura prehispánica para ilustrar sus textiles.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.