text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El Padre Morris en la memoria de los santamarianos

      
<P>Al culminar su servicio militar había ingresado a la Sociedad de María, congregación católica forjada por el Padre Chaminade, dedicada a la educación cristiana. <BR><BR>Así llega al Perú, acreditado con los más altos galardones de la multisecular Universidad de Friburgo y otros lauros académicos otorgados por universidades de los EE.UU.<BR><BR>El recién llegado a Lima absorbía con avidez la realidad peruana a través de su acción pastoral y educativa en centros que él mismo forjara: y a través del dialogo de tú a tú con los Basadre, Belaúnde, Bramont Arias, Alberto Ulloa y otros famosos peruanos con quienes compartía las aulas de San Marcos.<BR><BR>En 1959 este sacerdote y maestro arribó a Arequipa, su segunda patria. Esta ciudad reunió el suficiente capital humano y apoyo material de muchas personas arequipeñas y extranjeras que tendrían que renunciar como ya lo hizo desde el comienzo el Padre marianista a cualquier tipo de interés subalterno por las inversiones que harían en pro de la edificación de una Casa de Estudios Superiores. <BR><BR>Y ese sacerdote y maestro, tiene ya un lugar de honor en Arequipa y en el corazón de cada alumno, graduado, profesor marianista y de cada arequipeño que lo recuerda, en su angustia y soledosa ansiedad, cuando salía cada mañana de su pequeño departamento ubicado al lado de la puerta principal de nuestra Casa de Estudios a celebrar la Santa Misa de las 07:00 hrs. en el templo de las Esclavitas para, acto seguido, dictar sus clases y dirigir el Programa Profesional de Teología de su Universidad y enseñar a ser Maestro; atender consultas y realizar intensa labor pastoral en Pueblos Jóvenes de Paucarpata; y liderar la Obra Social López de Romaña junto a más de 25 médicos que con él atienden los problemas de salud física y espiritual, de albergue, de alimentación de cientos de ancianos desamparados.<BR><BR>Y así transcurrían los días, en su laboriosa vida, la de nuestro fundador y Rector Honorario Vitalicio que hoy descansa en paz en su cripta ubicada en la Plaza Principal de la Casa Santamariana.<BR><BR></P>

Al culminar su servicio militar había ingresado a la Sociedad de María, congregación católica forjada por el Padre Chaminade, dedicada a la educación cristiana.

Así llega al Perú, acreditado con los más altos galardones de la multisecular Universidad de Friburgo y otros lauros académicos otorgados por universidades de los EE.UU.

El recién llegado a Lima absorbía con avidez la realidad peruana a través de su acción pastoral y educativa en centros que él mismo forjara: y a través del dialogo de tú a tú con los Basadre, Belaúnde, Bramont Arias, Alberto Ulloa y otros famosos peruanos con quienes compartía las aulas de San Marcos.

En 1959 este sacerdote y maestro arribó a Arequipa, su segunda patria. Esta ciudad reunió el suficiente capital humano y apoyo material de muchas personas arequipeñas y extranjeras que tendrían que renunciar como ya lo hizo desde el comienzo el Padre marianista a cualquier tipo de interés subalterno por las inversiones que harían en pro de la edificación de una Casa de Estudios Superiores.

Y ese sacerdote y maestro, tiene ya un lugar de honor en Arequipa y en el corazón de cada alumno, graduado, profesor marianista y de cada arequipeño que lo recuerda, en su angustia y soledosa ansiedad, cuando salía cada mañana de su pequeño departamento ubicado al lado de la puerta principal de nuestra Casa de Estudios a celebrar la Santa Misa de las 07:00 hrs. en el templo de las Esclavitas para, acto seguido, dictar sus clases y dirigir el Programa Profesional de Teología de su Universidad y enseñar a ser Maestro; atender consultas y realizar intensa labor pastoral en Pueblos Jóvenes de Paucarpata; y liderar la Obra Social López de Romaña junto a más de 25 médicos que con él atienden los problemas de salud física y espiritual, de albergue, de alimentación de cientos de ancianos desamparados.

Y así transcurrían los días, en su laboriosa vida, la de nuestro fundador y Rector Honorario Vitalicio que hoy descansa en paz en su cripta ubicada en la Plaza Principal de la Casa Santamariana.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.