text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Un artista chileno 'subasta' a un peruano y a un español

      
Peruano y español esperaban ser rematados dentro de una casucha de madera rodeada de serrín, bautizada como 'La Isla de Papas Fritas', en alusión al apodo que utiliza su creador Francisco Tapia, compartiendo espacio con obras de Roberto Matta.<BR><BR>En su interior estaba Juan José Santos, el español, periodista de 27 años especializado en arte, que llegó a Santiago hace diez días en un vuelo directo desde Madrid para hacer 'curri-turismo', es decir, viajar mientras consigue un trabajo para quedarse más tiempo y conocer a profundidad otro país.<BR><BR>A su lado, John Kenji Ramos, el peruano, analista de sistemas de 22 años, que llegó a Chile tras un extenuante viaje por tierra desde Lima, con el fin de trabajar, ahorrar y poder especializarse en sus estudios de informática. Por ahora trabaja como carpintero.<BR><BR>El público que asistía al museo podía subastar simbólicamente a ambos a cambio de objetos como cigarrillos o recibos de dinero, transados por un improvisado subastador.<BR><BR>'Yo quiero al peruano para que me haga de empleada', comentó un hombre joven. A su lado otro varón señaló: 'Ustedes los españoles son ricos, porque nos robaron todo el oro'.<BR><BR>Otro joven más osado le pidió un beso en la boca al peruano a cambio de un paquete de galletas, mientras que el periodista español recibió varias ofertas de trabajo.<BR><BR>De acuerdo a su creador, el simbólico remate intentó mostrar la discriminación social que se vive en Chile y el dispar trato que sufren los extranjeros en el país, en especial los peruanos, que conforman una de las mayores poblaciones de inmigrantes. <BR><BR>'Lo que le pasa al peruano en Chile es lo que le pasa al chileno cuando entra a España', explicó Francisco Tapia a AFP.<BR><BR>El diagnóstico fue compartido por ambos subastados.<BR>'Me pone bastante triste y me da pena, saber que dos personas normales, por el hecho de haber nacido en un sitio y el otro no, tendrán mayores o menores favores o privilegios', señaló el periodista español, confiado en obtener pronto un trabajo.<BR><BR>En contraste, el peruano John suma ya dos años viviendo 'con la pura fe' y sin haber podido ahorrar lo suficiente aún para estudiar, aunque no piensa volver a Perú.<BR><BR>El simbólico remate se efectuó el fin de semana pasado, en el marco de la VI Bienal del Museo de Bellas Artes de Santiago, que se desarrolla desde el pasado 23 de enero hasta el 2 de marzo.<BR> Para la curadora de la Bienal, Natalia Arcos, la obra de Tapia se enmarca dentro del espíritu de la muestra de 'tocar el malestar actual'.
Peruano y español esperaban ser rematados dentro de una casucha de madera rodeada de serrín, bautizada como 'La Isla de Papas Fritas', en alusión al apodo que utiliza su creador Francisco Tapia, compartiendo espacio con obras de Roberto Matta.

En su interior estaba Juan José Santos, el español, periodista de 27 años especializado en arte, que llegó a Santiago hace diez días en un vuelo directo desde Madrid para hacer 'curri-turismo', es decir, viajar mientras consigue un trabajo para quedarse más tiempo y conocer a profundidad otro país.

A su lado, John Kenji Ramos, el peruano, analista de sistemas de 22 años, que llegó a Chile tras un extenuante viaje por tierra desde Lima, con el fin de trabajar, ahorrar y poder especializarse en sus estudios de informática. Por ahora trabaja como carpintero.

El público que asistía al museo podía subastar simbólicamente a ambos a cambio de objetos como cigarrillos o recibos de dinero, transados por un improvisado subastador.

'Yo quiero al peruano para que me haga de empleada', comentó un hombre joven. A su lado otro varón señaló: 'Ustedes los españoles son ricos, porque nos robaron todo el oro'.

Otro joven más osado le pidió un beso en la boca al peruano a cambio de un paquete de galletas, mientras que el periodista español recibió varias ofertas de trabajo.

De acuerdo a su creador, el simbólico remate intentó mostrar la discriminación social que se vive en Chile y el dispar trato que sufren los extranjeros en el país, en especial los peruanos, que conforman una de las mayores poblaciones de inmigrantes.

'Lo que le pasa al peruano en Chile es lo que le pasa al chileno cuando entra a España', explicó Francisco Tapia a AFP.

El diagnóstico fue compartido por ambos subastados.
'Me pone bastante triste y me da pena, saber que dos personas normales, por el hecho de haber nacido en un sitio y el otro no, tendrán mayores o menores favores o privilegios', señaló el periodista español, confiado en obtener pronto un trabajo.

En contraste, el peruano John suma ya dos años viviendo 'con la pura fe' y sin haber podido ahorrar lo suficiente aún para estudiar, aunque no piensa volver a Perú.

El simbólico remate se efectuó el fin de semana pasado, en el marco de la VI Bienal del Museo de Bellas Artes de Santiago, que se desarrolla desde el pasado 23 de enero hasta el 2 de marzo.
Para la curadora de la Bienal, Natalia Arcos, la obra de Tapia se enmarca dentro del espíritu de la muestra de 'tocar el malestar actual'.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.