text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Las 5 habilidades imprescindibles del emprendedor

      
Las 5 habilidades imprescindibles del emprendedor
Las 5 habilidades imprescindibles del emprendedor  |  Fuente: iStock

Hoy en día, con la situación de globalización mundial que vive la sociedad internacional, la pequeña y mediana empresa tiene más posibilidades que nunca de destacar y crecer si está en buenas manos.

Por tanto, un emprendedor con las capacidades adecuadas, los conocimientos concisos, posibilidades para actualizarse y crecer junto con su negocio y las habilidades necesarias tiene una magnífica base para elevar el nivel de cualquier negocio, emprendimiento, start-up, etc.

Las habilidades del emprendedor

Para poner en marcha una iniciativa, las capacidades de un emprendedor han de desarrollarse antes, mientras está en época de formación; durante, para crecer con el proyecto, como hemos comentado; y con vistas al futuro, para que sea capaz de adelantarse a los vaivenes del mercado de forma que esté siempre prevenido para la resolución creativa de problemas antes incluso de que se presenten.

Dibujado este perfil del emprendedor, ¿qué habilidades resultan imprescindibles? Veamos.

Capacidad para entender la oferta y la demanda

Básicamente se trata de entender el mercado actual. Entre las capacidades de un emprendedor, sin duda, no puede faltar su habilidad para conocer el producto o servicio con el que trabaja. Así, sabrá en todo momento cuáles son las fortalezas que atraerán al comprador potencial.

Ojo, no se trata solo de llegar al cliente final. Una vez has acabado una venta, es importante lograr la fidelización de ese usuario para que, además de volver a comprar, se convierta en tu mejor aliado publicitario. Si está contento con el servicio que le has ofrecido, recomendará tu negocio, tu proyecto, tu ecommerce o tu web a amigos, familiares y gente allegada. No hay mejor promoción que esa en el mundo, no lo olvides.

Pero conocer la oferta y la demanda también implica, además de tratar con el cliente final, hacerlo con proveedores, colaboradores, empleados, etc. Es decir, tu perfil de emprendedor ha de contar con una capacidad negociadora excelente para sacar lo mejor de cada persona, obtener el mejor precio de fabricación con la máxima calidad, disponer de los grupos de trabajo más productivos y motivados, etc. Es decir, has de comunicar siempre el valor del trabajo y lograr que los demás lo entiendan y lo compartan.

Desarrollo de relaciones

El punto anterior nos trae a este segundo. En el perfil del emprendedor actual debe primar su capacidad para establecer relaciones de valor, duraderas en el tiempo y que sirvan para que el emprendimiento crezca, se consolide y tenga éxito.

Las relaciones que crea un emprendedor se miden en todos los niveles. Y es que esta figura será capaz de establecer contactos que aporten valor añadido al negocio con partners, colaboradores y empleados, clientes, proveedores… Incluso con la propia competencia, ya que es muy importante conocer el sector, saber qué hacen los demás y aprovechar las buenas ideas para personalizarlas y adaptarlas a la naturaleza y forma de trabajo de tu propio emprendimiento.

Comunicación fluida

Tanto los jóvenes emprendedores como los veteranos son conscientes de la importancia de la comunicación. Este punto es importante y viene igualmente a colación de los anteriores, con los que se complementa a la perfección.

Todo buen emprendedor es consciente de la importancia de exponer ideas de forma clara y concisa para que sean entendidas por su audiencia.

Recuerda que, siempre que quieras transmitir nuevas ideas a tu equipo, tienes que ser muy claro y objetivo, diáfano en las explicaciones. De lo contrario, si lo que has de contar no es bien entendido por tus colaboradores, habrá problemas en los trabajos y desarrollos posteriores.

También es importante que seas una persona convincente. La mejor forma de motivar a tu equipo para que dé el máximo o lograr un buen proveedor o comprador que colabore contigo es usando un lenguaje claro, directo, pero también persuasivo y motivador.

Confianza propia y ajena

Un buen emprendedor tiene que tener confianza en sí mismo, pero también en aquellas personas que lo rodean. Vamos por partes.

Si te muestras como una persona confiada en tus posibilidades, demostrarás que sabes lo que haces, hacia dónde te diriges y cuáles son los objetivos marcados. Recuerda que tú, según tu perfil de emprendedor, eres el máximo responsable del proyecto, serás quien impulse las nuevas ideas, el programa a desarrollar, etc.

Ahora bien, además de confiar en ti mismo, también has de hacer lo propio con tu equipo. Solo si sabes delegar podrás tener la tranquilidad de que todos los procesos se realizan como se deben.

Recuerda que tú has formado a tu equipo, son tus colaboradores habituales. Si tú confías en ti mismo y en las capacidades de las personas que están a tu lado, formaréis un grupo compacto, sin fisuras, sin eslabones débiles.

Gestión adecuada del tiempo

Sin duda, entre las capacidades de un emprendedor, el saber gestionar bien el tiempo es primordial. Dice un viejo dicho que ‘el tiempo es oro’. Sin duda, de su aprovechamiento dependerá en gran medida el éxito de un emprendimiento.

Como líder de grupo, controlar los tiempos de forma realista para cumplir las tareas y obtener los objetivos es primordial. Por eso es necesario, primero, que prediques con tu propio ejemplo; segundo, que impongas timings realizables y reales; y tercero, que no se pierdan largos minutos en conversaciones insustanciales, llamadas telefónicas, discusiones, peleas, etc.

Es fundamental como emprendedor administrar el tiempo de forma sabia y coherente, dedicando cada instante a la tarea adecuada. Para ser más productivos, se suele recomendar que se empiece a trabajar por lo más complicado, pues es a primera hora cuando nuestra capacidad de acción, de retentiva y memoria, y nuestras habilidades psicológicas están al 100%. A partir de ahí, iremos dedicando los siguientes minutos a tareas menos importantes, urgentes o necesarias. Así, hasta acabar con todo dejando el trabajo listo.

Aunque hay muchas más, consideramos estas como las 5 habilidades imprescindibles del emprendedor. Así que, si tienes intención de montar tu propio negocio, toma buena nota y, si te falta alguna de ellas, este es un buen momento para empezar a adquirirla, pues será necesaria para alcanzar el éxito.

Descubre cuáles son las profesiones del futuro

¿Quieres saber en qué trabajaremos dentro de unos años e ir preparando tu C.V. para encontrar empleo en el futuro?

 

DESCÁRGATE ESTE EBOOK


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.