text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

4 tips para lidiar con un jefe pasivo-agresivo

      
Desarrollar una comunicación versátil y dinámica es la mejor manera de llevar tu relación con tu jefe.
Desarrollar una comunicación versátil y dinámica es la mejor manera de llevar tu relación con tu jefe. Foto: Universia.
Una mala gestión empresarial desmotiva y afecta la productividad de los empleados. Por lo que si te sientes sin ganas de superarte y sacar adelante a la compañía, puede que sea porque tienes un jefe pasivo-agresivo. Para que esto no sea un obstáculo en tu carrera y puedas crecer, sigue los 4 tips que te damos para que sepas lidiar con un director de ese tipo, según publica blog.brazencareerist.com

1. No hay ninguna crítica directa buena o mala del trabajo. El supervisor agresivo y pasivo va a hacer todo lo que esté a su alcance para evitar hacer un comentario, positivo o negativo, acerca de tu desempeño laboral.

Qué hacer: Si tu jefe nunca emite ninguna crítica o lo hace de una manera que no es clara para ti, pregúntale directamente acerca de tu desempeño. Sé directo y no caigas en su juego.

2. Las reglas son vagas o innecesarias. Cuando tu “superior” determina las reglas e instrucciones lo hace de forma pasiva y el conjunto de sus directrices son vagas. Si alguien comienza a alejarse de las normas establecidas, le genera malestar y posiblemente se vuelva más estricto.

Cómo actuar: Como empleado, esto puede ser difícil de manejar, por lo que lo mejor que puedes hacer es realizar lo que te pidan para evitar problemas.

3. Se enfoca en los errores. Esta es una señal clave de la mala administración. Si tienes un encargado que nunca comenta nada de tu trabajo y, en su lugar, se enfoca sólo en los errores, quiere decir que tienes un jefe pasivo-agresivo.

Cómo tratarlo: Reconoce su queja, pregunta cómo puedes mejorar y pídele un documento formal donde establezca todos las fallas cometidas para que puedas hacer un seguimiento y mejorar.

 4. La ausencia de desarrollo profesional y el intercambio de conocimientos.
Un gran líder ayuda a todos a mejorar. Uno malo no comparte sus experiencias y mira sólo los defectos de los demás, dejando de lado los suyos.

Qué hacer: La mejor manera de actuar en ese caso es aprendiendo de las otras personas que te rodean y compartiendo los conocimientos con otros.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.