Noticias

Estudiar arqueología: ¿Una opción de otra era?

      
Estudiar arqueología: ¿Una opción de otra era?
Estudiar arqueología: ¿Una opción de otra era?  |  Fuente: istock

Desde la datación por radiocarbono, que ya se usaba en la década de 1940, hasta la tecnología de realidad virtual, capaz de convertir algo inerte en realidad ante nuestros ojos; los arqueólogos no dudan en echar mano de tecnologías nuevas e innovadoras para contar nuestra historia.

Arqueología: una disciplina multidisciplinar, colaborativa y orientada a la innovación

La arqueología es un campo de estudio que se basa en muchas disciplinas científicas, desde las ciencias naturales, como la geología y la botánica, hasta las tecnologías modernas, como los sistemas de posicionamiento global, la magnetometría y el análisis estadístico y el registro de datos.

Estudiar arqueología hoy día es sinónimo de colaborar con profesionales e investigadores de otras áreas, como ciencia e ingeniería. El objetivo de estas asociaciones es desarrollar y aplicar tecnologías que permitan comprender mejor el pasado.

Para contar la historia de la humanidad, quienes deciden iniciar su carrera en este campo y estudiar arqueología necesitarán:

  • Usar picos, palas y pantallas para tamizar a través de la tierra y los escombros, y así encontrar objetos pequeños que cuenten historias.
  • Portar consigo el cepillo, para quitar el polvo de huesos delicados y otros hallazgos. Estas son las herramientas que han sido la columna vertebral de la arqueología. Pero con la llegada de los aviones, el campo tenía una nueva tecnología con la que trabajar.
  • Ser capaces de utilizar tecnología moderna. Google Earth permite descubrir estructuras o yacimientos previamente no documentados.
  • Recurrir a los avances tecnológicos más innovadores para optimizar el rendimiento de quienes trabajan en los yacimientos arqueológicos.

Bucear en el pasado con tecnología futurista: así es estudiar arqueología en la actualidad

Actualmente, en todo el mundo, quienes apuestan por estudiar arqueología saben que los profesionales en este campo confían en:

  • Drones equipados con cámaras de imagen térmica e instrumentos de mapeo.
  • Imágenes obtenidas vía satélite.
  • Análisis 3D y geoquímicos.
  • Vehículos operados a distancia.

La tecnología es una parte sustancial de la labor de los arqueólogos y les permite aumentar su conocimiento acerca de cada hallazgo, pero también dar voz a los pueblos indígenas, grupos desplazados y esclavizados; y a minorías que vivieron en otras épocas.

En los proyectos actuales, estudiantes e investigadores emplean rayos X que identifican la composición química de un objeto, radares de penetración en el suelo para detectar los sitios enterrados y el ADN antiguo de los humanos; y datación por radiocarbono, que muestra la edad de los restos encontrados.

También aplican tecnologías informáticas, como el mapeo de sitios y el software de sistemas de información geográfica o SIG. Utilizando el Stril Explorer, equipado con el equipo de vigilancia submarina más avanzado del mundo, un equipo internacional liderado por el Centro de Arqueología Marítima de la Universidad de Southampton, utilizó dos vehículos, operados por control remoto y equipados con tecnología 3D de alta resolución y un escáner láser, para inspeccionar el fondo marino.

Gracias a ellas, los investigadores han podido resumir y visualizar información geográfica y de ubicación, como la distribución de sitios en el paisaje o la distribución de características culturales dentro de en un sitio individual.

¿Te esperabas que estudiar arqueología era algo tan innovador?



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.