text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Qué es la resiliencia? Capacidades y actitudes para lograr la resiliencia

      
¿Qué es la resiliencia? Capacidades y actitudes para lograr la resiliencia
¿Qué es la resiliencia? Capacidades y actitudes para lograr la resiliencia  |  Fuente: iStock

¿Qué es la resiliencia?

Se dice que el ser humano se hace fuerte ante la adversidad. También es habitual escuchar que de toda mala experiencia se puede aprender algo. Puede que, cuando ocurren estas malas experiencias, seas incapaz de ver más allá del daño que está causando. Sea por el tipo de educación recibida o por la influencia de la sociedad, es cierto que se suele carecer de perspectiva para cambiar el enfoque de estas situaciones. 

Sabemos que puede parecer fácil decirte "piensa en positivo" cuando sucede algo malo, pero la verdad es que una frase tan simple esconde el secreto de la resiliencia. ¿Que qué es la resiliencia? La resiliencia es la capacidad que tenemos o podemos desarrollar para enfrentarnos a la adversidad de una forma más constructiva. O sea, algo de “piensa en positivo” lleva consigo…

Porque sí: se pueden extraer enseñanzas muy útiles de todo mal momento. Se trata de adaptarse a un trauma, tragedia o situaciones de tensión como problemas familiares, relaciones personales, problemas de salud... Se trata de superar una experiencia difícil “rebotando” en ella.

Las personas resilientes resisten mejor la presión, el estrés y la incertidumbre porque han aprendido que se puede seguir adelante. Esto no quiere decir que se consiga de un día para otro, pero desarrollar tu resiliencia puede ser una de las mejores cosas que te propongas. Son muchas las caídas a las que el ser humano se enfrenta a lo largo de su vida: aprender algo de cada una de ellas para seguir mirando hacia adelante, es fundamental.

Cómo llegar a tener una resiliencia alta

Una vez que entendemos qué es ser resiliente, esta capacidad de los individuos para sobreponerse a las adversidades, perseverar con actitud positiva y emprender acciones que le permitan avanzar para superarse, vamos a ver cómo mejorarla. 

La neurociencia permite desarrollar esta resiliencia. La plasticidad del cerebro es enorme, y es capaz de desarrollar habilidades desconocidas hasta el momento en que un gran reto o una situación difícil se presentan en la vida. Con una mayor capacidad intelectual para procesar un suceso traumático se puede desarrollar una mayor resiliencia para resistir en situaciones de incertidumbre y estrés. Pero, ¿hay que esperar a que sucedan estos malos momentos repentinamente para trabajar en ella? La respuesta es no.

Es posible trabajar la resiliencia desde la infancia. Los progenitores constituyen el principal apoyo emocional de los niños, pero deben huir de la sobreprotección o la ausencia. Estos dos factores pueden causar que el futuro adulto no desarrolle la personalidad equilibrada y estable deseada para conseguir una mayor resiliencia. Los límites y la autoridad por parte de los padres también son fundamentales: la enseñanza de valores o el desarrollo de una relación de confianza con los progenitores puede ayudar a poner en marcha el desarrollo de esta resiliencia.

¿Pero se puede desarrollar la resiliencia de adultos sin necesidad de sucesos traumáticos? Sí, también es posible. A lo largo del día todos tenemos algún mal momento, alguna situación que nos lleva a un estado de estrés incómodo, aunque sea pasajero. Precisamente en estos momentos puedes realizar un ejercicio muy simple para el que no necesitas nada más que tu propio pensamiento. Tómate 14 segundos para rememorar experiencias positivas, en tu trabajo, en tu vida o en las actividades que haces en tu tiempo libre y que te hacen feliz. Los recuerdos positivos harán que tu estrés disminuya y que tu cerebro desarrolle un poco más su resiliencia. 

Capacidades y actitudes para lograr la resiliencia

Este término fue popularizado en el ámbito de la psicología a través de Boris Cyrulnik, un neurólogo, psiquiatra, psicoanalista y etólogo francés que sobrevivió de la Alemania nazi. Cyrulnik plantea que, para alcanzar la resiliencia, es sumamente necesario lograr un equilibrio entre tres elementos fundamentales que deben desarrollarse de forma paralela:

  • Inteligencia
  • Sentimientos
  • Voluntad

La resiliencia no es una característica o cualidad que las personas pueden o no tener. Es una condición que se construye en conjunto con múltiples factores esenciales como las conductas, los pensamientos y las acciones desarrolladas por una persona. Supone flexibilidad y equilibrio en la vida de una persona, en la medida que confronte determinados eventos traumáticos.

¿Cómo conseguir ser resiliente? Cualidades clave

Cualquier persona puede adquirir esta capacidad de diferentes formas. Algunas de ellas son, por ejemplo:

  • permitirse experimentar emociones fuertes y reconocer cuándo evitarlas
  • tomar acciones para atender a los problemas que enfrenta
  • recibir apoyo de sus seres queridos creando un ambiente confortable para descansar y tomar energías nuevamente
  • confiar en los demás y por supuesto, en uno mismo.

A continuación te detallaremos 4 de las principales cualidades que debería tener una persona resiliente para que puedas llevarlo a la práctica:

  • Capacidad de aceptar

Ante una situación traumática, hay que aprender a aceptarla. Es importante no confundir este punto con resignarse a vivir, porque aceptar a vivir de otra manera ayuda a mirar hacia un horizonte concreto.

  • Capacidad de sobreponerse

Hay que aprender a dominar la pena, la culpa o el error, mirar hacia un nuevo punto y enfocarse en una nueva situación.

  • Capacidad de recuperarse

Recuperarse de una desgracia consiste en mantener el esfuerzo y la lucha con perseverancia y una actitud positiva para superar las diferentes situaciones traumáticas.

  • Capacidad de superarse

Las personas resilientes que han pasado por una experiencia traumática poseen un mayor equilibrio emocional para afrontar nuevas situaciones de estrés. Es importante llegar al punto de hacer de la experiencia traumática un aprendizaje, en vez de esconderla o negarla.

La resiliencia en el trabajo

Las empresas de hoy en día afirman que la resiliencia conlleva beneficios notorios dentro del universo de las relaciones laborales. La resiliencia propicia los vínculos cara a cara a través de vías no conflictivas. Las empresas apuntan a aplicar políticas beneficiosas para todos, incentivando la cooperación laboral. Se ponen a los empleados metas más realistas y se fomenta el aprendizaje colaborativo.

Al respecto de la resiliencia en el universo laboral, el Dr. Salvatore Maddi escribió el libro La resiliencia en el trabajo: Cómo tener éxito sin importar lo que la vida te lance. En el texto, se ofrecen estrategias para hacer frente a las situaciones más difíciles en el ámbito laboral. Se desglosan aquí algunas de las bases más importantes de la resiliencia: compromiso, control y desafío.

Compromiso, Control y Desafío

Gracias al compromiso, los individuos estimulan su capacidad de superar las adversidades para alcanzar el objetivo impuesto. Para alcanzar el éxito, es necesario tener una mirada desafiante en el espacio laboral, que despierte la curiosidad y el interés.

Tener sentido de control es necesario para no olvidar que el futuro laboral depende, en gran parte, de nuestro esfuerzo. Nuestras acciones y decisiones deben ser tomadas de forma racional.

El desafío está en sentirse lo más liviano posible, evitando sentirse abrumado por el mundo globalizado de hoy. Una persona resiliente ve desafíos y oportunidades para crecer donde todos ven motivos de estrés.

Fortaleza

En su libro, Maddi afirma que evaluar a las personas de acuerdo a su resistencia actual nos ayudará también a entrenar la propia. Es importante saber que el nivel de resiliencia es útil para saber qué tan bien vamos a resolver las dificultades que se presenten a lo largo de la vida. Las personas resistentes tienen la capacidad de sentir más empatía y son psicológicamente más fuertes en momentos de dificultad.

El autor, afirma que estas habilidades se pueden adquirir con el objetivo de mejorar el desempeño. El fortalecimiento sirve tanto a nivel profesional como personal. Para alcanzar el éxito es importante trabajar en la construcción de las capacidades.

Autosabotaje

El autosabotaje es una de las conductas más perjudiciales para cumplir con tus metas. Debes saber que todos tenemos una voz interna que intenta convencernos de que no somos suficiente. La voz autocrítica y los pensamientos auto-destructivos representan lo opuesto a la resiliencia, por eso debes estimular tu costado racional.

Los 10 mandamientos de las personas resilientes

Para terminar hemos querido crear un decálogo con las claves de las personas resilientes:

1. No pensar constantemente en las situaciones negativas que vivimos

2. Usar la inteligencia práctica y adaptarse a las circunstancias del momento

3. Mantener la esperanza sin renunciar a la meta que te hayas planteado tras una adversidad.

4. Aprender a convivir con el dolor y hacerlo pacientemente

5. Valorar y ser más consciente de lo que uno tiene

6. Ser optimista y alejarse los pensamientos negativos.

7. Tomar conciencia de que no somos los únicos que han sufrido una situación traumática

8. Trabajar siempre para gozar de una buena salud mental

9. Hacer ejercicio de forma regular y cuidar la alimentación y el sueño

10. Mantenerse activo y ocupado


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.