text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Conoce qué tipos de alimentos deberías ingerir en el trabajo

      
Fuente: Shutterstock

Gran parte del día lo pasas en el trabajo, lo que no te deja tiempo para otras actividades como realizar ejercicios  para mantenerte en forma. En este contexto, si quieres cuidar tu salud, lo mejor es comer bien. Existen algunas instituciones en las que no tienes problema de ingerir alimentos en cualquier momento del día, pero en otros lugares no siempre tendrás los minutos suficientes para dedicarle a la alimentación la importancia que merece.

Comer fuera de casa puede llegar a ser un problema si te alimentas con lo que encuentras y descuidas tu nutrición, pero aún estando en la oficina, puedes mantener una alimentación sana y equilibrada que favorezca tu salud.

Hoy en Universia te presentamos algunos consejos que puedes aplicar en el trabajo y mejorar tu rendimiento físico y mental de la mano de una correcta alimentación.

1. Desayuna

Desayunar antes de salir de casa es la mejor opción, porque no tendrás hambre en el trabajo y saldrás con muchas energías. Hay algunas personas que prefieren salir de casa sin desayunar, en este caso, procura tomarte tu tiempo para desayunar en el trabajo. Es la comida más importante del día y debes saber aprovecharla.

2. Come una colación

Una colación es el alimento que ingieres entre una comida principal y otra. Por ejemplo, luego del desayuno, puedes consumir una fruta, un yogurt, algunas galletas, un sandwich, un licuado, etc. Puedes llevar algo preparado de tu casa para no tener que comprar en la calle algo que no te agrade o que no sepas cómo está preparado. Es importante que cumplas con la colación, pasar unas largas horas sin ingerir alimentos podría ser perjudicial para tu salud.

3. El almuerzo

Durante el almuerzo intenta escoger un espacio cómodo en el comedor de tu trabajo. En el caso de que tu institución laboral no tenga un espacio de este tipo, intenta encontrar algún restaurante o cantina donde te puedas sentar y alimentar tranquilamente. Prefiere siempre el agua antes de cualquier refresco con gas y evita los alimentos fritos.  Y recuerda que siempre son mucho más saludables los alimentos cocinados al horno o hervidos.

4. Come solo lo suficiente

Si te tomas el tiempo para comer, lo haces en compañía y en un ambiente agradable, la comida se disfruta y cumple su función. Ten presente que no debes comer hasta sentirte mal, esto perjudica el proceso de digestión y te sentirás pesado y sin energías durante todo el día, por eso come lo que es necesario y alcance para que te sientas satisfecho.

5. Hidrátate

El agua es el secreto clave para una correcta alimentación en el trabajo. Es muy recomendable tomar de 6 a 8 vasos de agua por día. Lleva una botella preparada de casa y puedes dejarla en tu trabajo para utilizarla diariamente.

6. Verifica

Verifica que tus comidas cumplan con las seis características de la alimentación completa:

  • Suficiente: que cubra tus necesidades de energía.

  • Completa: que incluya los tres grupos de alimentos (frutas y verduras, cereales y tubérculos, leguminosas y alimentos de origen animal).

  • Equilibrada: muchas frutas y verduras, suficientes cereales, y pocas leguminosas y alimentos de origen animal.

  • Adecuada: Adapta tu comida teniendo en cuenta tus problemas de salud, cultura y preferencias.

  • Variada: diferentes alimentos dentro de cada grupo.

  • Inocua: con la adecuada higiene y sin que cause daños a tu salud.







Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.