text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista

"En los próximos años tendremos menos jóvenes felices"

      

Silvia Yeckle

Docente en la especialidad de Química y Biología y Administradora de Empresas, Magister en Administración Educativa y cursando el segundo ciclo del  Doctorado en Educación. Actualmente es Jefa del área de Calidad Educativa de la Universidad Privada del Norte y ha sido facilitadora en diferentes proyectos del Ministerio de Educación de Perú.

  • ¿Cuáles son las características de la población joven más vulnerable a la depresión?

Si bien es cierto hoy en día los cambios tanto físicos como psicológicos son de asombro en los adolescentes por la forma en los que aparecen, es necesario señalar que la depresión no es una característica de un adolescente, pues todos los jóvenes no son depresivos, sin embargo sí es una consecuencia que se hace visible en esta edad producto de varios acontecimientos que han ido sumando. Ahora hablar de las características de jóvenes depresivos, y de características más resaltantes son la pérdida de interés en todas sus actividades, desánimo, sentimientos de tristeza, obsesión por la muerte, constantes pensamientos suicidas, cambios en el apetito, pérdida o ganancia de peso, alteraciones en el ritmo del sueño, en sus relaciones interpersonales con su grupo de pares y familiares, cambios en el rendimiento escolar, mal humor, irritabilidad, vulnerabilidad para conductas antisociales, riesgo a consumir alcohol o drogas, pérdida de energía, sentimientos de culpabilidad.

 

  • ¿Cuáles son los tipos y síntomas de depresión más comunes en ellos?

Los principales tipos de depresión en esta población se deben a la mala relación familiar, haber observado cualquier tipo de violencia dentro del hogar, la pérdida de una ser querido, duelos no resueltos por separaciones amorosas, decepciones de parejas, entre otras.

 - Depresión reactiva: es consecuente a acontecimientos significativos para la vida afectiva, en los jóvenes con familia, las causas más frecuentes de depresión reactiva son: el divorcio de los padres, la muerte de un ser querido (incluyendo la mascota), las rupturas sentimentales y la frustración en los estudios. En los jóvenes sin familia, las causas más frecuentes son la pérdida de un compañero, la separación de su grupo, la pérdida de la libertad y el aislamiento por lesiones físicas o enfermedad.

- Depresión mayor: Es poco frecuente en la adolescencia, aunque los jóvenes que se ven precisados a trabajar y/o ser cabeza de familia desde edades muy tempranas, pueden presentarla.

- Depresión Bipolar: Puede comenzar en la niñez o adolescencia, especialmente cuando uno o ambos padres la han sufrido. La historia familiar de abuso de drogas o de alcohol puede también estar asociada con el Desorden Bipolar. Los adolescentes con este trastorno pueden sufrir cambios de humor continuos, que fluctúan entre extremadamente altos (maníacos) y bajos (deprimidos). Los altos pueden alternar con los bajos, o la persona puede sentir los dos extremos el mismo día. Los síntomas de la fase depresiva son los anotados anteriormente.

- Depresión por consumo de sustancias (drogas, medicamentos).

- Depresión por discapacidades congénitas o adquiridas: la hemos observado cuando el niño o el adolescente se da cuenta de las diferencias y/o limitaciones de su condición, especialmente cuando los problemas interfieren en la aceptación por el sexo contrario.

- Depresión ocasionada por enfermedades: diabetes, problemas neurológicos, hipotiroidismo, SIDA, Hepatitis C, Enfermedades Autoinmunes.

 

  • ¿Cuáles son los riesgos de no tratar una depresión en esta etapa?

Los riesgos de no tratar una depresión es el suicidio, el aislamiento y un punto negativo sobre el presente y el futuro del adolescente; así también afecta el organismo (el cerebro), la manera de pensar y el ánimo; afecta la forma en que una persona come y duerme, la autoestima y la forma de pensar. (Cansancio, estreñimiento, ansiedad, amenorrea que consiste en la supresión del flujo menstrual, insomnio, pérdida y aumento de peso, cefalea que es el dolor de cabeza, mareos, somnolencia, náuseas, nerviosismo, agitación, retraimiento o poca comunicación). Los adolescentes con poca autoestima se perciben a sí mismos y al mundo en forma pesimista, se abruman fácilmente por el estrés y están predispuestos a la depresión. Un trastorno depresivo es una condición de la cual uno puede librarse fácilmente.

 

  •  ¿Cuál es la reacción que tiene el entorno de un joven deprimido?

De acuerdo a mi experiencia, la primera reacción del entorno es la completa negación de la realidad del joven, disfrazada de diversas etiquetas como “es un malcriado”,”lo hace por llamar la atención”, “es un berrinche más”, “está en la adolescencia, no debo hacerle caso”, por lo general minimizan la situación por la que atraviesa el joven y en consecuencia no buscan una intervención oportuna para él. No tienen la información necesaria para saber tratar al adolescente. A pesar que hoy en día se recomienda un tratamiento meramente médico farmacológico, pero seamos conscientes de que la familia y el entorno son la medicina fundamental para la recuperación de joven.

 

  • ¿Quiénes y cómo deben actuar para evitar los trastornos depresivos en los jóvenes, así como sus consecuencias?

El apoyo y cobijo que genere el entorno del adolescente son el fundamento tanto para su prevención, detección oportuna e intervención. La base es la comunicación abierta con el adolescente para ayudar a la identificación a tiempo. Recordemos que uno de los roles de los padres según nos dice Santrock (2004) “son ellos quienes deben ayudar a los hijos a lidiar con sus emociones”. Los síntomas de la depresión, como ya se mencionó, pueden confundirse al inicio con flojera, descuido y otros malos hábitos. Es importante, por lo tanto, que mientras no se tenga seguridad de qué es lo que está ocasionando estos síntomas, la familia se mantenga alerta y no emita juicios a priori. Para el adolescente que está viviendo este proceso es importante que no se le acuse de aparentar enfermedades o flojera, ni esperar que ella o él salgan inmediatamente de este estado sin ayuda.

Desafortunadamente la detección oportuna no resulta tan fácil, a pesar de que los síntomas sean evidentes. La mayoría de las personas que no hayan vivido un trastorno depresivo no alcanzan a visualizar el efecto que éste causa, y aunque no tengan intención de lastimar, algunas veces con lo que dicen y hacen hieren más. El joven deprimido requiere apoyo emocional. Esto significa proveer de comprensión, paciencia, consideración y ánimo; generar espacios para conversar pero sobretodo escucharlo. De ninguna manera se le debe restar importancia a los sentimientos que exprese, sin embargo establecer una evaluación justa de la realidad, aspecto que se encuentra por lo general distorsionado en la persona deprimida. La familia puede intervenir de diferentes formas de acuerdo a las causas que pueden estar originando la depresión en el adolescente.

 

  • ¿Cuál es la perspectiva de la depresión en jóvenes dentro de cinco años en este país?

Lamentablemente en nuestra actualidad, ya no se habla de familias funcionales, de hogares constituidos, sino re-constituidos, de familias en las cuales el niño o niña tiene que aprender a lidiar a muy corta edad con otra pareja de su padre o madre y adaptarse como pueda a esa realidad que no pidieron vivir pero que les toca vivir, la gran pregunta sería ¿éstos niños y niñas que serán luego adolescentes en busca de respuestas y horizontes, tienes las estrategias para batallar día a día con un mundo tecnológico y cambiante?, estoy convencida que eso sería muy difícil, en consecuencia, se pronostica que para los próximos años tendremos “más medicina para control la depresión de los jóvenes” y por supuesto “menos jóvenes felices”.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.