Noticias

Cómo ser mejor persona te convertirá en un buen jefe

      
Las nuevas generaciones tienen un nuevo concepto sobre liderazgo
Las nuevas generaciones tienen un nuevo concepto sobre liderazgo
  • La empatía y la asertividad hacen mucho más que la mano dura.
  • Los ‘millenials’ no se conforman con un sueldo a fin de mes, quieren además un trabajo en el que sean felices.
  • Cuanto mayor sea la comunicación entre jefes y empleados, mayor será la productividad en el trabajo.

La mayoría de profesionales sueña con alcanzar un alto puesto de referencia en su área de trabajo o en su compañía. Lograr un ascenso no es fácil, se consigue a base de esfuerzo y motivación para hacer ver a los demás que estamos capacitados para capitanear un equipo y asumir las responsabilidades correspondientes.

Un jefe de equipo tiene que motivar a los suyos para conseguir los objetivos propuestos. Tiene que ser un líder en el que los demás vean un ejemplo en cuanto a confianza, compromiso y solidaridad con los demás compañeros de trabajo.

Y es así como los empleados devuelven esa energía a sus compañeros mientras buscan empatizar con su superior, creando un mejor ambiente de trabajo y elevando la productividad en las tareas a realizar. Y ahora, con la llegada de los ‘millenials’ al mercado laboral, las nociones sobre liderazgo van un paso más allá.

Estos jóvenes buscan ser felices con lo que hacen, sentirse miembros activos de su comunidad y no temen dejar un empleo si este no cumple con sus expectativas o no tienen un jefe que represente su concepto de liderazgo.

Hoy en día, para ser un buen jefe no sólo hace falta un balance entre mano dura y compañerismo. Hay que tirar del lado más humano para conectar emocionalmente con los empleados y hacerles ver que su trabajo importa más allá de las paredes de la oficina, y que el equipo es más importante que todo lo demás.

Tomarse las cosas a lo personal

Además de saber tomar decisiones prácticas y objetivas, un buen jefe debe ponerse en la piel de sus empleados para saber cómo les afectaría ese cambio. Esta práctica emocional le permitirá tener una visión futura de la motivación del equipo a largo plazo.

Conocerse a sí mismo

El liderazgo comienza por uno mismo. No podemos pretender ser el guía laboral de otros si no somos capaces de manejar nuestra propia vida. Saber lo que realmente queremos nos ayudará a comunicarnos y a empatizar mejor con el equipo.

Ingresa tu CV en Universia y consigue el empleo que deseas

Registrate GRATIS en 1 minuto

Ser altruista

El liderazgo es ser un referente y el apoyo de todo un equipo de trabajadores. Hay que pensar en ellos antes que en nosotros mismos. Si conseguimos tomar decisiones que beneficien a los empleados esto también repercutirá en nuestra carrera. Si un buen jefe está dónde está, es porque lo vale. No hace falta demostrar nada más.

Ser compasivo

Para lograr lealtad y compromiso real por parte de los trabajadores es necesario que estos tengan la confianza de tener un apoyo constante detrás. Esto los hace trabajar más seguros y con ganas de responder positivamente a través de su esfuerzo y dedicación.

 El afecto y las relaciones humanas hacen más que el uso de la fuerza. Y esto también ocurre en el mundo laboral. Mantener contento a un equipo asegura poder ir a por retos cada vez más grandes y complejos.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.