Noticias

Cómo romper 7 malos hábitos en tu empleo

      
Permanecer mucho tiempo parado o sentado en tu oficina, es uno de los hábitos que debes romperlos.
Permanecer mucho tiempo parado o sentado en tu oficina, es uno de los hábitos que debes romperlos.
La manera en que planifiques tu jornada de trabajo, cómo respondes a los emails y cómo te ajustas a los horarios laborales son aspectos que podrían repercutir en la calidad de las tareas que realizas. Ten presente que muchos de tus hábitos pueden ser malos aunque no lo notes. Por esto, te indicaremos cómo romper con ellos y mejorar tu desempeño, según publica el portal boston.com

1. Planea tu día con anticipación

Es aconsejable que para ser más eficiente puedas organizar lo que harás cada mañana a última hora del día anterior. Hay quienes se retiran cada día sin tener la más pálida idea de las tareas que tendrán que cumplir al día siguiente.

2. Tus respuestas a los emails

Hay quienes apenas reciben un mensaje, lo contestan. Y, por esto, se creen ganadores o buenos trabajadores. Esto, sin embargo, es un error ya que esa actitud no está vinculada con el hecho de ser proactivo y nada tiene que ver con alcanzar nuevas metas laborales.

3. Abusar del trabajo desde el hogar

Si trabajas a domicilio es muy importante que delimites una jornada de horario completo en la que puedas estar disponible para tus colegas. Las personas suelen rescatar las ventajas de no tener que trasladarse a la oficina pero cuidado, porque muchas veces este objetivo es saboteado por el cuidado de los niños, la lavandería y otras tareas.

4. Anteponer la vida personal a lo laboral

Todos tenemos emergencias de vez en cuando. Sin embargo, resulta molesto para los compañeros de oficina que tengan que rellenar siempre tus "vacíos".

5. Llegar tarde a las reuniones

Las personas impuntuales pueden provocar un "efecto dominó".

6. No cuidar de la salud y la higiene

Un empleado que no se baña probablemente ofrezca una pobre primera impresión. Si la higiene es mala, su salud probablemente también lo será.

7. Usar el humor inadecuado

Si tus compañeros de trabajo no pueden apreciar tu sentido del humor, intenta omitir tus chistes subidos de tono o que den cuenta de discriminación racial. Además, debes tener cuidado con aquellos temas delicados como lo son la política y la religión.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.