Noticias

Cómo distribuir tus tiempos de descanso durante el estudio

      
La planificación del tiempo también debe depender de la tarea a realizar y la atención que precise
La planificación del tiempo también debe depender de la tarea a realizar y la atención que precise
  • Estudiar de forma efectiva y coherente supone usar una metodología de estudio que incluya tiempos de descanso.
  • Estos consejos para estudiantes te ayudarán a perfeccionar el cómo estudiar y la manera en la que te planificas.
  • Tu rendimiento y nivel de concentración también se ve afectado por el tiempo que dediques a descansar y renovar energías.

Como en la mayoría de cosas, la calidad es mejor que la cantidad y este lema también atañe al cómo estudiar y cómo distribuimos el tiempo de nuestra jornada.

Estar sentado durante horas delante del libro y obligarte a cumplir jornadas de estudio intensas y agotadoras, no quiere decir que estés estudiando más ni mejor.

Según confirman los estudios sobre rendimiento y los expertos en gestión del tiempo, trascurridos los 45 minutos de trabajo intelectual, nuestra capacidad de atención y de concentración disminuye y, por tanto, también el rendimiento que extraemos del tiempo dedicado.

Este dato puede ser un buen comienzo para diseñar tu metodología de estudio, repartir tu tiempo de trabajo y planificar los objetivos que debes de lograr.

Igual que usas una planificación para saber con qué materia o actividad comenzar tu estudio, también debes pensar en cómo repartir los tiempos de descanso para que coincidan con actividades que conlleven un cambio de ritmo, ya sea realizar alguna comida o hacer algo de ejercicio físico.

Distribución de los tiempos de descanso para estudiar mejor

Una jornada normal de estudio suele suponer la dedicación de unas 3 o 4 horas de trabajo.

Lo más conveniente es comenzar por un tiempo de estudio de 50 minutos, seguido de 10 minutos de descanso, en los que lo mejor es cambiar de posición, estirarse un poco y descansar la vista.

Según la tarea que realices puedes optar por dos opciones:

  • Opción 1:Seguir con otros 50 minutos dedicados a estudiar y los descansos de 10 minutos, en diversas sesiones, hasta completar la jornada.
  • Opción 2: Si la materia exige de gran concentración o tienes gran capacidad de trabajo, tras el primer descanso, seguir con una sesión de hora y miedo de estudio, dedicando unos 20 minutos al descanso y la relajación.

Si sabes que durante tu tiempo de estudio vas a tener diversas interrupciones, es conveniente que te decantes por sesiones cortas y uses el descanso para atender a otras actividades.

Si, por otro lado, luego vas a realizar una parada de descanso largo, intenta alargar tu tiempo de estudio, comenzando la jornada con las actividades que supongan mayor concentración.

Evidentemente, estas metodologías de estudio no tienen que ser efectivas para todos, pero sí orientativas para pensar sobre la planificación y cómo estudiar cada tipo de materia.

Debes pensar que no es lo mismo dedicar el tiempo a la redacción de un trabajo, al subrayado de apuntes, que a la memorización y lectura profunda de la materia de la que te vas a examinar.

Ante todo, apuesta por un reparto del tiempo realista, equilibrado y que seas capaz de cumplir.

Técnicas y hábitos de estudio que te lleven al éxito académico (EBOOK)

Una guía para todo estudiante universitario que buscan tener un paso exitoso por la universidad.

Contiene recursos, consejos e ideas para que el alumno pueda rendir al máximo y obtener los mejores resultados académicos.

Ebook sobre técnicas y hábitos de estudio para la universidad



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.