Noticias

Habilidades del Project Manager

      
El project Manager es el primer responsable ante el cliente y sus superiores directos
El project Manager es el primer responsable ante el cliente y sus superiores directos
  • Un Project manager debe estar al tanto de todas las tareas que conforman las fases del proyecto.
  • Es alguien que toma decisiones sobre la marcha y asegurarse que todos las han entendido a la perfección.
  • Tiene que anticiparse a los problemas, y cuando estos ocurren es el que responde ante el cliente por los mismos.

Las nuevas tendencias del mercado empresarial por fin se están inclinando a impulsar la creatividad y la productividad de los trabajadores. Para ello, son importantes los canales de comunicación entre empleados, con los directivos y con todo aquel que se vea involucrado en los proyectos de la empresa.

Se apuesta también por una relación más directa y horizontal, en la que se fomenta el trabajo en equipo para alcanzar los objetivos propuestos. Cada equipo necesita un responsable, un líder que esté al tanto del trabajo de cada miembro del equipo para que el esfuerzo responda a las necesidades del cliente. Esa figura es la que se conoce como Project Manager.

El jefe de proyecto será el encargado de recibir el ‘brief’ por parte del cliente o de sus superiores, lo estudiará para exponerlo ante su equipo, establecerá los objetivos y planificará las fechas de entrega y durante el proceso supervisará cada tarea y hará los cambios que haga falta sobre la marcha.

Para hacer frente a las responsabilidades anteriores y no morir en el intento, el Project manager debe desarrollar habilidades personales y profesionales que le permitan llevar el ritmo de un proyecto de gran envergadura.

Identificar y ordenar las etapas de un proyecto

Tiene que ser capaz de hacerse una idea general de las tareas a llevar a cabo para conseguir los objetivos propuestos. Gestionará el equipo encargado para cada equipo de trabajo y estará en comunicación constante con ellos.

Entender los flujos de trabajo

Debe conocer el tiempo estimado que dura cada tarea. Así se pueden establecer fechas de entrega y evitar que la cadena de producción se debilite en algún punto.

Ser organizado

Es difícil estar al tanto de todos los proceso, y más si no tenemos un orden establecido para la supervisión de equipos. Si lo cree necesario, también puede delegar en jefes de equipos que lo mantengan al tanto de cómo fluye cada departamento.

Solicita información sobre estudios EN DIRECCIÓN DE PROYECTOS

Más información

Comunicación clara

Desde el momento de la presentación de los objetivos al resto del equipo, el jefe de proyecto tiene que tener la seguridad de que todos los implicados han entendido todo lo expuesto. El diálogo constante y las reuniones semanales ayudan a reforzar esa comunicación.

Adelantarse a los problemas

Tener un esquema visual de todas las secciones que trabajan en un mismo proyecto nos puede ayudar a entender qué parte del proceso está en problemas para poder remediarlo lo antes posible. Si el tiempo apremia o ya es tarde, el jefe de proyecto será el encargado de hacer los cambios correspondientes para seguir con el flujo de trabajo establecido.

Si estás pensando en convertirte en un director de proyectos debes de saber que lo ideal será que empieces tu formación desde ya. Cada vez varían más rápido los tipos de gestión de equipo y se hace más difícil hacerse con el control de todos los departamentos.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.