Noticias

6 razones para empezar tu propia empresa

      
Ser un emprendedor no tiene por qué ser solitario: puedes moverte en una comunidad enorme llena de personas con talento
Ser un emprendedor no tiene por qué ser solitario: puedes moverte en una comunidad enorme llena de personas con talento
  • Montar tu propio negocio es una experiencia enriquecedora a nivel personal y profesional.
  • Aunque finalmente no tengas éxito, habrás zanjado uno de los grandes “y si…” de tu vida.
  • La comunidad de emprendedores está llena de personas con ideas innovadoras y mucho talento.

Ser tu propio jefe y trabajar en lo que más te gusta suena muy muy bien. Sin embargo, emprender no es sencillo. El miedo a fracasar, a caer en bancarrota y a no alcanzar tus propias expectativas es el principal factor que frena a muchos profesionales en su camino al emprendimiento.

No todo el mundo quiere ni puede ser emprendedor. Pero si tienes una idea de negocio innovadora, la has testado en el mercado y además te apasiona, deberías probar a montar una empresa. ¿Te sientes identificado con el perfil que describimos? A continuación listamos seis razones por las que deberías empezar tu propia empresa.

 

Te sentirás valiente y con más seguridad

Empezar tu propio negocio requiere agallas. No todo el mundo se atreve a dar ese salto al vacío. Tendrás que creer en ti mismo y tomar decisiones arriesgadas constantemente.

 

Te levantarás motivado cada día

Esta es una de las principales razones por las que la gente empieza su propia empresa. Vale, es cierto que tendrás que trabajar más, que muchas veces no existirán los horarios para ti y que pasarás noches sin dormir. Pero también te sentirás motivado y querrás que tu proyecto tenga éxito. A fin de cuenta, estás persiguiendo tus sueños y tu pasión. Trabajas para ti, por lo que el esfuerzo se verá recompensado.

¿Te interesa estudiar Administración y Gestión de Empresas?

Más información


Te librarás los “y si…”

Puede sonar un tanto tópico, pero si no lo intentas nunca sabrás si habría funcionado o no. Empezar tu propio negocio es una de las cosas que todo profesional con buenas ideas debería intentar antes de los 30, cuando no tienes una familia que alimentar. No tienes nada que perder y todo que ganar.

 

Aprenderás más rápido que nunca

Siendo un empleado aprendes sobre tu función y sobre tu industria. En cambio, siendo un emprendedor, tendrás que aprender de todo, desde marketing hasta contabilidad y finanzas. Deberás mantenerte al tanto de nuevas tecnologías, herramientas y tendencias de mercado. Te convertirás en una persona que ama aprender cosas nuevas y tu vida se convertirá en un viaje paralelo al de tu negocio.

 

Te sentirás muy satisfecho

Algunas personas nunca entenderán por qué alguien decide embarcarse en un proyecto o en una profesión con poca probabilidad de éxito. En cambio, prefieren estudiar una carrera “con futuro” y dedicarse a un trabajo donde tendrán un buen sueldo, aunque no les guste.

Cuando emprendes te das cuenta de lo satisfactorio que resulta seguir una corazonada. La recompensa no es necesariamente dinero, sino crear algo con lo que realmente disfrutas. Y si además consigues hacer mucho dinero con ello, pues mejor aún.

 

Conocerás a otras personas ambiciosas

Ser un emprendedor no tiene por qué ser solitario. Puedes moverte en una comunidad enorme llena de personas talentosas de todo el mundo. Conocerás a gente con grandes ideas y podrás compartir con ellos experiencias, consejos y recomendaciones. Y quién sabe si de ahí surgirá un nuevo proyecto innovador.

En definitiva, el emprendimiento no es para todo el mundo, pero si se hace con cabeza y con pasión, puede ser una de las mejores experiencias de tu vida.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.