Noticias

La neurociencia puede ayudarte a ser más resiliente

      
Aprende a afrontar mejor las adversidades aumentando tu resiliencia
Aprende a afrontar mejor las adversidades aumentando tu resiliencia
  • Aunque no lo creas pensar en positivo en los malos momentos puede ser de gran ayuda.
  • La neurociencia está dando respuesta a muchos de los problemas y retos psicológicos a los que nos enfrentamos día a día.
  • Trabajar la plasticidad del cerebro te puede hacer más resiliente.

Muchas veces se ha dicho que el ser humano se hace fuerte siempre en la adversidad. También es habitual escuchar que de toda mala experiencia se puede aprender algo. Pero lo cierto es que la mayoría de las veces que tiene lugar alguna de esas malas experiencias somos incapaces de ver más allá del daño físico o psicológico que nos estén causando. Quizás sea un problema de educación o de la sociedad, pero lo cierto es que solemos carecer de perspectiva para cambiar el enfoque de estas situaciones.

Sabemos que puede parecer fácil decirte "piensa en positivo" cuando sucede algo malo, pero la verdad es que una frase tan simple esconde el secreto de la resiliencia. ¿Que qué es la resiliencia? La resiliencia es la capaz que tenemos o podemos desarrollar para enfrentarnos a la adversidad de una forma más constructiva. ¿Lo ves? Piensa en positivo. Porque sí, se pueden extraer enseñanzas muy útiles de todo mal momento.

Las personas resilientes resisten mejor la presión, el estrés y la incertidumbre porque han aprendido que se puede seguir adelante. No decimos que se consiga de un día para otro pero desarrollar tu resiliencia puede ser una de las mejores cosas que te propongas. Son muchas las caídas a las que el ser humano se enfrenta a lo largo de su vida. Aprender algo de cada una de ellas para seguir mirando hacia adelante es fundamental.

¿Aún nos sabes qué hacer en tu futuro?

Más info

La neurociencia permite desarrollar esta resiliencia. La plasticiadad del cerebro es enorme y es capaz de desarrollar habilidades desconocidas hasta el momento en que un gran reto o una situación difícil se presentan en la vida. Con una mayor capacidad intelectual para procesar un suceso traumático se puede desarrollar una mayor resiliencia para resistir en situaciones de incertidumbre y estrés. ¿Pero hay que esperar a que sucedan estos malos momentos repentinamente para trabajar en ella? La respuesta es no.

Es posible trabajar la resiliencia de los individuos desde niños. Los padres constituyen el principal apoyo emocional de los niños, pero deben huir de la sobreprotección o la ausencia. Estos dos factores pueden causar que el futuro individuo no desarrolle la personalidad equilibrada y estable deseada para que pueda tener una mayor resiliencia de adulto. Los límites y la autoridad por parte de los padres también son fundamentales. La enseñanza de valores o el desarrollo de una relación de confianza con los progenitores puede ayudar a poner en marcha el desarrollo de esta resiliencia.

¿Pero se puede desarrollar la resiliencia de adultos sin necesidad de sucesos traumáticos? Sí, también es posible. A lo largo del día todos tenemos algún mal momento, alguna situación que nos lleva a un estado de estrés incómodo, aunque sea pasajero. Precisamente en estos momentos puedes realizar un ejercicio muy simple para el que no necesitas nada más que tu propio pensamiento. Tómate 14 segundos para rememorar experiencias positivas, en tu trabajo, en tu vida, o en las actividades que haces en tu tiempo ilbre y que te hacen feliz.

Los recuerdos positivos harán que tu estrés disminuya y tu cerebro desarrolle un poco más su resiliencia. No lo dudes más y desarrolla tu resiliencia.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.