Noticias

Cómo ofrecer una respuesta empática

      
Fuente: Shutterstock
La respuesta empática está pensada para contestar con las palabras más que con el corazón. Es más, este tipo de respuesta es la escucha que genera un diálogo con la persona que tienes al lado y que tiene algo importante que decirte.

Muchas veces se cree que una afirmación debe responderse con otra afirmación. Pues bien, la respuesta empática está más enfocada hacia las preguntas abiertas que a las cerradas. Este aspecto implica un cambio muy significativo en la manera que tienen las personas de relacionarse.

Este tipo de respuesta es eminentemente activa, porque pretende ser empático con el resto de las personas. La finalidad es abrir un diálogo y generar opciones a través de preguntas abiertas.

Te propondremos algunos ejemplos de la sentencia que una persona puede plantear y la respuesta que deberías dar:



La sentencia: es lo que la otra persona tiene para decirte, puede ser una preocupación, un problema, algo bueno que haya sucedido.

La respuesta incorrecta: este es el tipo de respuesta que debes evitar si quieres ser una persona empática. Es importante dejar de hablar de ti y preocuparte por el mensaje que quiere transmitir la otra persona.

Respuesta empática: La respuesta empática es la respuesta que genera un diálogo y muestra interés por el problema de las otras, intenta ayudar buscando posibles soluciones al planteamiento.








Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.